March 6, 2018

El papa Francisco aún es muy apreciado en EE. UU., pero están apareciendo signos de desencanto

Cinco años después de su elección, el papa recibe un creciente número de valoraciones negativas, especialmente de los católicos estadounidenses de inclinación política de derecha

Después de cinco años de pontificado del papa Francisco, la amplia mayoría de católicos estadounidenses siguen teniendo una opinión favorable del pontífice argentino, y la mayoría dice que representa un cambio importante y positivo para la Iglesia Católica Romana. Sin embargo, una nueva encuesta de Pew Research Center ha detectado signos de un creciente descontento con Francisco entre los católicos estadounidenses de inclinación política de derecha, con un aumento del porcentaje que dicen que tienen una opinión desfavorable de Francisco y piensan que es demasiado liberal e ingenuo.

Actualmente, el 84 % de los católicos estadounidenses dicen que tienen una opinión “favorable” del papa Francisco. Este porcentaje es casi idéntico al porcentaje que expresó una opinión positiva del papa después del primer año de pontificado. Además, aproximadamente nueve de cada diez católicos estadounidenses describen al papa Francisco como “compasivo” y “humilde”. Y a pesar de que el porcentaje de católicos en EE. UU. que piensan que el papa Francisco representa un “cambio importante” para mejor es menor que el alto índice registrado en 2015, casi seis de cada diez aún tienen esta opinión.

Francisco sigue siendo bastante popular, aunque hay signos de que los católicos estadounidenses están menos encantados con él que antes. Por ejemplo, el porcentaje de católicos estadounidenses que dicen que el papa Francisco es “demasiado liberal” ha aumentado 15 puntos porcentuales entre 2015 y la actualidad, del 19 % al 34 %, y aproximadamente un cuarto de los católicos estadounidenses (24 %) ahora dicen que es ingenuo, en comparación con 15 % en 2015.

Durante ese mismo período, el porcentaje de católicos estadounidenses que le dieron una calificación de “excelente” o “bueno” a la manera en que el papa Francisco responde al escándalo del abuso sexual en la Iglesia Católica cayó del 55 % al 45 %. (La encuesta se realizó antes de la reciente visita del papa a Chile y Perú, que suscitó nuevas preguntas y cobertura de los medios sobre el modo en que el papa abordó este tema). Disminuyó también de igual modo el porcentaje de católicos que dieron puntajes positivos al papa por “difundir la fe católica” y “defender los valores morales tradicionales”, aunque en general continúa recibiendo más elogios que críticas en estas cuestiones.

La encuesta también detectó que en las opiniones de los católicos sobre Francisco, hay signos de una creciente polarización en las líneas partidarias políticas. El porcentaje de católicos republicanos y católicos de inclinación republicana, quienes representan el partido político de derecha, que dicen que el papa Francisco es “demasiado liberal” ha aumentado más del doble desde 2015 (del 23 % al 55 %). Del mismo modo, un tercio de los republicanos católicos ahora dicen que Francisco es “ingenuo”, lo que representa un aumento en comparación con el 16 % que afirmaba esto en 2015. En cambio, entre los católicos demócratas y los católicos de inclinación demócrata, quienes representan el partido político de izquierda, no ha habido cambios de opinión estadísticamente significantes en ninguno de estos aspectos.

Además, mientras que la mayoría de los católicos republicanos continúan expresando una opinión favorable sobre Francisco, el porcentaje de los que tienen una opinión favorable del pontífice ha disminuido en comparación con hace cuatro años atrás, al final de su primer año de pontificado. En ese momento, no había una diferencia apreciable entre el porcentaje de republicanos católicos (90 %) y demócratas católicos (87 %) que tenían una opinión favorable de Francisco. En cambio, actualmente la calificación favorable para el papa es 10 puntos más alta entre los demócratas católicos (89 %) que entre los republicanos católicos (79 %).

Durante ese mismo período, el porcentaje de republicanos católicos que dicen que Francisco representa un cambio positivo importante para la Iglesia Católica ha disminuido del 60 % al 37 %. En contraste, desde el final del primer año de Francisco como papa, no ha variado mucho el porcentaje de demócratas católicos que lo ven como un cambio importante para mejor (71 % hoy en comparación con 76 % en 2014).

Estos son algunos de los resultados más importantes de una nueva encuesta nacional realizada por Pew Research Center del 10 al 15 de enero entre 1503 adultos, los cuales incluyen a 316 católicos. Entre el público estadounidense en general (incluyendo católicos y no católicos), aproximadamente seis de cada diez personas dicen que tienen una opinión favorable del papa Francisco, lo que es similar al porcentaje que le dieron una calificación favorable a Francisco a principios del verano de 2015 (justo antes de su visita a EE. UU.), y levemente inferior al pico de 70 % que le dio una calificación favorable en febrero de 2015 y nuevamente a principios de 2017. Comparado con Francisco, el papa Benedicto XVI recibió calificaciones favorables más bajas del público estadounidense en general (excepto en abril de 2008, inmediatamente después de su viaje a EE. UU.), mientras que el papa Juan Pablo II obtuvo calificaciones más altas desde mediados de la década de los ochenta hasta mediados de la década de los noventa.

Si bien en general Francisco es bastante popular entre los estadounidenses, el análisis de las encuestas de Pew Research Center realizadas desde que se convirtió en papa, no ha detectado evidencia de un aumento en porcentaje de estadounidenses que se identifican como católicos (22 % en 2012, 20 % en 2017), y ningún indicio de una reactivación de la asistencia a misa inspirada por Francisco. En las encuestas realizadas en 2017, el 38 % de los encuestados católicos dijeron que asisten a misa todas las semanas. En cambio el año anterior a que Francisco se convirtiera en papa, el 41 % de los católicos estadounidenses respondieron que asistían a misa todas las semanas.

Sin embargo, hay una serie de cambios en el catolicismo estadounidense que comenzaron antes de que Francisco fuera nombrado papa y han continuado durante su pontificado. Por ejemplo, el porcentaje de católicos estadounidenses que son hispanos ha aumentado del 32 % el año antes del nombramiento de Francisco al 36 % actual. El porcentaje de católicos estadounidenses que están a favor de permitir el matrimonio legal de gays y lesbianas ha aumentado del 54 % en 2012 al 67 % en 2017. Si bien ha habido pocos cambios en la composición política de los votantes católicos en general, los votantes católicos blancos registrados han continuado inclinándose hacia el partido republicano. En la actualidad, el 54 % de los votantes católicos blancos se identifican con el partido republicano o tienen inclinación hacia este partido, lo que representa un aumento en comparación con el 50 % en 2012 y principios de 2013.

Este resumen de hallazgos fue traducido al español del inglés.